El origen del sabor Umami y su primera campaña de marketing

Professor Kikunae Ikeda and kombu sea weed

EL ORIGEN DEL SABOR UMAMI Y SU PRIMERA CAMPAÑA DE MARKETING

En el 8º Congreso de Química aplicada llevada a cabo en Chicago en 1912, el Dr. Ikeda  dijo: “un paladar atento encontrará algo en común en el complejo sabor de los espárragos, tomates, queso y carne, que es bastante peculiar y no puede ser clasificado bajo ninguno de los gustos ya definidos: dulce, ácido, salado y amargo”

 Durante los 2 años que vivió en Alemania el Dr.Ikeda detectó un gusto no identificado en unos caldos preparados con alga Kombu, y utilizados tradicionalmente en la cocina japonesa.

Posteriormente hizo sus investigaciones, y en 1908 descubrió que el glutamato presente en el alga Kombu, contribuía a este gusto al cuál llamó “Umami”. Y leyó en una publicación científica del Dr. Miyake que el buen sabor de los alimentos favorece la digestión.

El Dr. Ikeda estaba convencido que a través del “Umami” se podía mejorar la salud, era consciente que era un producto que tenía que estar al alcance de todos los hogares.

Para su comercialización se asoció con Saburosuke Suzuki, y un año después de obtener la patente fue vendido el primer “sazonador umami” en el mundo.

Una singular estrategia publicitaria para el lanzamiento del producto, el hijo de su socio encargado de la promoción de las ventas, se embarcó en diversas estrategias de marketing muy novedosas en aquellos tiempos: avisos en carretas y trenes, a través de médicos y promocionando su producto con bandas de música. Su slogan era: “el rey del caldo”

Las ventas de productos excedieron sus propias predicciones. El producto se hizo popular en puestos de comida, restaurantes, y hasta en los hogares. Esto hizo que Saburo Suzuki, el hijo de Saburosuke, viajara a China para iniciar las actividades comerciales. En 1916, se estableció una oficina comercial en Shangai. Al año siguiente el producto se había propagado fuera del Asia, llegando a constituirse inclusive una oficina en Nueva York. Los continuos esfuerzos para mejorar la dieta mundial a través del “Umami” se mantienen hasta el día de hoy.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. +info

Acepto las cookies de esta web.